martes, 27 de junio de 2017

La Seo y El Pilar de Zaragoza.


Plaza de Las Catedrales y Museo del Foro de Caesaraugusta.

La Seo de Zaragoza
La Seo del Salvador, donde el arte se convierte en mensaje de fe. La Seo del Salvador refleja la fe, la historia y el arte de Aragón. El templo de La Seo fue edificado, en estilo románico, a partir de la segunda mitad del siglo XII, en tiempos del Obispo Pedro Tarroja. Todavía se observan algunos elementos arquitectónicos importantes: dos ábsides en el exterior y los restos de lo que debió de ser el bello ábside central en el interior.
 

 
Entre 1316 y 1319 se comenzó a construir el nuevo templo de estilo gótico, utilizándose el yeso y el ladrillo. El interior está revestido de azulejos de los alfares de Zaragoza y su comarca. En 1491, por iniciativa del Arzobispo Alonso de Aragón, se añadieron al tempo dos naves laterales. Casi sesenta años después, durante el pontificado de D. Hernando de Aragón, se añadieron dos tramos más a los pies, quedando la Catedral como la contemplamos hoy.

 La Seo de Zaragoza, recientemente restaurada, posee una gran importancia artística. Es el conjunto más significativo y valioso de Aragón y representa las tendencias artísticas medievales, renacentistas y barrocas.
 

La Seo es un templo de cinco naves que conforman un gran salón.
 
La decoración es sobría excepto en las portadas barrocas de algunas capillas.

El órgano actual conserva trazas de la hermosa caja gótica de 1469 y cañulería de los siglos XV al XVIII, manufacturada por los más importantes organeros (Lupe, Sesma). Es obra de Pedro Roqués, quién, entre 1857 y 1859, sintetizó y armonizó la vasta y compleja historia de este singular instrumento.
 


 
Retablo Mayor (detalle). obra del imaginero alemán Hans Peter Danzer.

Reloj de la Torre de la Seo, diseñada por el italiano Juan BautistaContini (1686-1704)



Museo de tapices de La Seo.



Museo del Foro, Basilica del Pilar  y la Lonja de Mercaderes.




La Lonja de Mercaderes es una joya de la arquitectura civil renacentista. Nació para satisfacer las necesidades de los comerciantes aragoneses, que realizaban sus actividades profesionales en La Seo o en la iglesia de Santa María la Mayor y necesitaban un espacio adecuado para negociar acuerdos, cambiar moneda o recibir préstamos. 
 La Lonja de Mercaderes fue construida entre 1541 y 1551 por Juan de Sariñena y otros maestros de obras. Intervino en los aspectos decorativos el cantero e imaginero Gil de Morlanes el Joven.

Lonja de los Mercaderes.






Edificio del Ayuntamiento
Se yergue al lado de la basilica desde 1965, armonizando desde entonces sus fachadas con las de la Lonja de Mercaderes. Tras abandonar el edificio neomudéjar que hasta 2005 albergó el instituto de bachillerato Luis Buñuel, el Consistorio zaragozano se instaló en este inmueble que, a imitación de los palacios aragoneses, cuenta con un gran patio central y un alero. Custodian celosamente la entrada del recinto dos grandes esculturas en bronce de Pablo Serrano, que representan a San Valero y el Ángel de la Ciudad.
 

 


Desde la Torre del Pilar
Desde los 80 metros de altura que alcanza el mirador, se domina toda la ciudad: la herida liquida del río, la monumentalidad de las torres, y el laberinto de fachadas.
 Geometría de tejas y terrazas. Miradores que se asoman a los patios. Laberinto de cúpulas y calles. Fachadas alineadas con respeto a la ordenación en simetrías. Y la vida que discurre pujante.

Plaza del Pilar, también conocida como Plaza de las Catedrales.
 



Basilica del Pilar
Centro de devoción mariana, de fervor popular y de peregrinaciones religiosas, el templo del Pilar es una de las manifestaciones más sobresalientes del barroco aragonés.
La basilica zaragozana es la culminación de un largo proceso de fervor religioso y devoción mariana, que tuvo en el llamado milagro de Calanda uno de los momentos destacados, pero que, al calor de la religiosidad exacerbada por la contrarreforma y el clima de decadencia general, se siguió intensificando en la segunda mitad del siglo XVII.
 Esta larga trayectoria devocional ya se había iniciado en los años 40 de nuestra era, cuando, según una arraigada tradición, se aparició la Virgen al apóstol Santiago.
 










La Santa Capilla es esponsabilidad de Ventura Rodríguez, quien preparó los planos en 1750 y terminó las obras en 1765. Esta Santa Capilla se levantó para arropar el pilar donde, según la tradición se apareció la Virgen. En un templete de mármol, jaspe y bronce se cobija la imagen sagrada y el pilar donde se mostró. Jaspes de Tortosa en la columna, mármol de Carrara en los relieves, piedra de La Puebla de Albortón en los entablamentos.

 En los alrededores de la Santa Capilla se suceden las cúpulas , decoradas por Goya y por los hermanos Bayeu. En la cúpula cercana a la capilla de San Joaquín, un Goya en plenitud artística pintó en 1781 el Regina  Martyrum, conocida como Reina de los Mártires. Los hermanos Bayeu pintaron otros versiculos como el Regina Angelorum y el Regina Apostolorum. 










La Plaza del Pilar, este gran espacio urbano es el verdadero corazón de Zaragoza y el centro donde convergen todos los itinerarios, acoge tanto el pulso cotidiano de los habitantes como el entusiasmo colectivo de las grandes celebraciones.
 Mide aproximadamente unos 500 metros de largo por 80 de ancho.




No hay comentarios:

Publicar un comentario