miércoles, 30 de septiembre de 2015

El joven Lovecraft. José Oliver y Bartolo Torres


Mi juventud no fue sino una tenebrosa tormenta.
                                      Charles Baudelaire,El enemigo


PÓRTICO
José Oliver y Bartolo Torres han escarbado en el fantástico y maravilloso vertedero mítico que debió ser la infancia de H. P. Lovecraft y han logrado recuperar para la memoria colectiva hechos y dichos del joven H.P. que de ninguna otra manera hubiesen llegado hasta nosotros. Lo han hecho con talento, con gracia y con sabiduría...Luis Alberto de Cuenca





José Oliver es el guionista de El joven Lovecraft proyecto que comparte con Bartolo Torres desde 2004.

Bartolo Torres dibuja El joven Lovecraft.







José Oliver y Bartolo Torres por las ilustraciones, textos y diseños
Diábolo ediciones S.L
Luis Alberto de Cuenca por el Pórtico
José Oliver por la Captatio Benevolentiae

Lorenzo Pascual y Pilar Lumbreras editores
Rómulo Fernández maquetación

Primera Edición mayo 2009
Volumen II
Nº de páginas 104

        













 

jueves, 24 de septiembre de 2015

Dmitri Vasílevich Grigoróvich (1822 - 1899) Memorias literarias.


Mijail Vrubel (1856-1910)

[Grigoróvich fue] en nuestra
época el primero que intentó
unir la literatura a la vida de
los hombres.
                                                          I.S. Tuguéniev

Mijail Vrubel

Grigoróvich fue uno de los
mejores entreaquellos que
decidieron iniciar un nuevo
camino en nuestra literatura.
                                                                    L.N.Tolstoi
  
Mijail Vrubel

  
 El nombre de [...] Gregoróvich
nunca será olvidado por los
campesinos rusos, ni tampoco
por los siervos liberados.        
                                                       A.L.Herzen

Nicolai Petrovich Bogdanov-Belsky

(...) Es cierto que Grigoróvich no ha entrado oficialmente en el Olimpo de la literatura universal al nivel de otras figuras del glorioso siglo XIX literario ruso. Pero no es menos cierto tampoco que esos grandes nombres que todos tenemos en mente (Dostoievski, Tolstói, Turguéniev, Saltykov-Schedrin, Gógol, etc.) conocieron, valoraron y se emocionaron con las creaciones literarias del propio Grigoróvich, a quien confiaron con frecuencia la lectura de sus propios manuscritos.

Estamos ante un literato de fina pluma que se codeó e intimó con la flor y nata de los más altos círculos literarios rusos de la época. (...) Se trata de un autor muy completo, hecho así mismo a través de su propia experiencia vital. Dmitri Vasílevich Grigoróvich (1822-1899) nació en una familia noble y recibió una esmerada educación, llegando a ser una destacada figura de la sociedad intelectual de San Petersburgo. Estudió ingeniería militar, pero comprendió pronto que su futuro no estaba en esa rama. Sufrió sendos fracasos en su anhelo de convertirse en pintor y actor. 

(...) Tal y como reconoce el propio Grigoróvich, sus Memorias literarias están escritas intentando seguir un orden cronológico. Aunque esto no siempre es así, como en el caso de la irrupción prematura de Belinski en el relato, el autor cumple con su compromiso, lo cual le permite al lector hacer de la mano del autor un recorrido de ensueño por la literatura del siglo XIX. Es tal el grado de realismo que Grigoróvich concede a sus conversaciones y encuentros que, durante la lectura, hay momentos en que el propio lector tiene la total impresión de estar hablando con Dostoievski, Tolstói y demás personajes ilustres que se convierten por una vez en personajes de una obra ajena.

(...) Junto a Gógol y Belinski, uno de los grandes defensores del método realista en la literatura rusa. El cuidado de la forma en su escritura es absolutamente extremo y exquisito. (Andrés Santana Arribas. Aula Hispano-Rusa Universidad de Cádiz. Febrero 2010)

Nikolai Petrovich Bogdanov-Belsky

 Entre todos los escritores rusos resultaría muy difícil encontrar uno solo que en su infancia se haya visto inmerso en unas condiciones tan poco favorables para la actividad literaria como yo mismo. en todo caso, dudo que alguno de ellos hubiese tenido tantas dificultades como yo para aprender a leer y escribir en ruso. Aunque mi madre hablaba ruso, era nativa de la Francia meridional; mi padre era de la pequeña Rusia, y lo perdí cuando yo tenía cinco años. De mi educación se encargó casi exclusivamente mi abuela ( por parte materna)...(Pág.21)

Pequeña Rusia era el nombre con el que era conocido el territorio de Ucrania hasta el comienzo del siglo XX. (Nota del traductor) 

Nikolai Bogdanov-Belski

(...) Entre aquellos jóvenes se encontraba un muchacho de unos diecisiete años, de mediana estatura, constitución fuerte, rubio y que se distinguía por una palidez enfermiza. Este muchacho era Fiódor Mijáilovich Dostoievski. Había llegado de Moscú junto con su hermano mayor Mijaíl Mijáilovich. Este último no había superado el examen en la Escuela de Ingenieros, fue destinado a una compañía de cadetes zapadores, ascendiendo a oficial y enviado a servir a Reval...(Pág.62)



 Autor: Dmitri Grigoróvich
Título original: Literatúrnye vospominániia

Traducción: Joaquín Torquemada Sánchez
Prólogo de Andrés Santana Arribas

Edición: Editorial Nevsky Prospects: marzo 2010
Diseño de la colección: James Womack
Nº de Páginas: 269






 

jueves, 17 de septiembre de 2015

Grabados de Goya.




Real Academia de Bellas Artes de San Fernando

Calle Alcalá,13. Madrid
 


  
Francisco de Goya (Fuendetodos,Zaragoza,1746-Burdeos,Francia1828)


Calcografía Nacional es depositaria de uno de los tesoros más valiosos del grabado español y universal. Las doscientas veintiocho láminas de cobre abiertas por Francisco de Goya -once de ellas grabadas por ambas caras- que forman parte de su colección, son uno de los más relevantes testimonios de la capacidad del arte y un auténtico alegato a favor de la libertad de creación.

El principal tesoro conservado en la Calcografía Nacional son las láminas de cobre  grabadas al aguafuerte por Francisco de Goya, obras cumbres  de la historia universal del grabado. El estudio, investigación y difusión de la obra de Goya ocupan un lugar destacado en las actuaciones de la Calcografía.








Serie Disparates

Varias circunstancias han contribuido a reforzar el enigma de esta serie: su carácter inconcluso, la inexistencia de comentarios o leyendas descriptivas, el silencio en las fuentes de época, la tardía publicación de estampas, su arbitraria ordenación...
El terreno más especulativo es, todavía hoy, el del significado de las imágenes, una significación elaborada en sus innumerables variantes a partir de la categorización tópica del disparate como enigma. Los escritores románticos y realistas, en su afán desmedido por identificar las estampas de Goya con alusiones visuales a una época decadente de la historia, no dudaron en establecer intrincados vínculos con la sátira a los miembros de la familia real.
Pronto, las propuestas de intencionalidad política cedieron paso a su contrario: el psicoanálisis freudiano. Desde dicha perspectiva, los juicios morales acerca de la realidad exterior fueron negados, trasladando la cuestión de la génesis de la imagen a los dominios interiores del artista.

El intento de solución del enigma de los Disparates a través de la tradición festiva del carnaval cuenta con una herencia de varias décadas, aunque recientemente ha recibido un renovado impulso. Ello permitiría explicar el carácter anticlerical y la crítica al estamento militar latente en algunas imágenes. Conforme al mismo argumento, las manifestaciones carnavelescas, pudieron servir a Goya como estrategia de enmascaramiento de una actitud hostil a un sistema autocrático bajo el control del ejército y el clero reaccionarios.

Otros puntos de vista, no menos atrayentes que el de la interpretación carnavelesca aunque disconformes con él, enfatizan el concepto de subjetividad como núcleo de un comportamiento estético moderno. Los Disparates testimonian, según esta hipótesis, una transformación cualitativa caracterizada por la ruptura de la lógica natural y la pérdida de referencias denotativas. El factor de la intencionalidad del artista deja de tener importancia como elemento central de la apreciación de la imagen, que adquiere una indiscutible autonomía y una manifiesta ausencia de finalidad.(Real Academia de San Fernando)


Serie Desastres de la guerra
 
"Lo mismo" Desastres de la guerra 3

"Y no hay remedio" Desastres de la guerra

"No se puede mirar" Desastres de la guerra

"Se aprovechan" Desastres de la guerra

"Y son fieras" Desastres de la guerra

"Con razón o sin ella" Desastres de la guerra

"Ni por esas" Desastres de la guerra

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Madrid










BMV Las Tablas, Madrid




Arquitecto: Rafael de La-Hoz recoge en este diseño todos y cada uno de los valores que caracterizan  a BMV como marca.

Ubicación: Avda. de Burgos, 33. Madrid.

Características: Las cubiertas onduladas recuerdan a los túneles de viento donde se comprueba la aerodinámica de los vehículos. Ocupa una superficie de 18.133 metros cuadrados.






Pasarela sobre la Nacional I



Sede de la entidad financiera BBVA



Edificio La Vela. Distrito Fuencarral-El Pardo.




Diseño:  Herzog & Meuron (Jacques Herzog y René de Meuron)

La Vela: El nombre "La Vela" fue elegido por los empleados de la entidad a través de un concurso de ideas. Fue bautizada así porque su forma elíptica recuerda a un spinnaker un tipo de vela utilizada en los barcos de vela deportivos. Además, La Vela simboliza algunos de los elementos de identidad de BBVA: globalidad, confianza, empuje, trabajo en equipo y sostenibilidad.




Características: Siete edificios bajos y una torre de forma elíptica, de 93 metros de altura y 19 plantas, 114.000 metros cuadrados, rodeada de un anillo de doble altura que funciona como pasarela para moverse entre los edificios.
Construida con elementos arquitectónicos de vanguardia: hormigón, acero y madera.








Las Cuatro Torres Business Área. Pº de la Castellana,60, Madrid.

Torre Bankia: arquitecto Norman Foster

Torre PwC: arquitectos Carlos Rubio Carvajal y Enrique Álvarez-Sala

Torre Espacio: arquitectos Leoh Ming Pei y Henry N. Cobb

Torre de Cristal: arquitecto César Pelli




Edificio Castelar






Edificio Castelar: arquitecto Rafael de La-Hoz Arderius (1924-2000)

Estilo: tecnológico    Obras: 1974 - 1986

Ubicación: Pº de la Castellana, 50 (Pza. de Emilio Castelar)

"Un prisma de cristal como un farolillo gigantesco. Un alarde, los 18 pisos se sujetan a un sólo brazo de hormigón que ni siquiera está en el centro del edificio, sino más atrás, para que el 85% del suelo quede suspendido en el aire".




Edificio Arial, C/ Serrano, 69, Madrid

Situación: Edificio Arial. Calle Serrano, 69.Madrid

Autor del Proyecto: el arquitecto Fernando Higueras Díaz (1930-2008)

Superficie construida: 5.193 metros cuadrados

Nº de plantas: 7 sobre rasante y cuatro sótanos

En todas sus obras destacan dos intenciones claramente marcadas, por un lado la identificación entre forma y estructura del edificio y por otra la incorporación de temas y elementos tradicionales (cubierta inclinada, aleros, superposición de órdenes estructurales).