miércoles, 29 de julio de 2015

Franz Kafka (1883 - 1924) La condena.


Jacek Yerka

Franz Kafka
La condena



La condena

 Era una mañana de domingo, en plena primavera. Georg Bendemann, joven comerciante, estaba sentado en su dormitorio, en el primer piso de una de esas casas bajas y mal construidas que se elevaban a lo largo del río, que apenas se distinguían unas de otras por la altura y el color. Acababa de escribir una carta a un amigo de infancia que se encontraba en el extranjero (...) (Pág. 9)


Jacek Yerka

Jacek Yerka

 No fue siempre el perfeccionamiento la causa de que gran parte de la obra de Franz Kafka haya sido publicada póstumamente; el carácter incompleto o provisional de algunas novelas -"El castillo" y "América"- y el tono íntimo de los diarios y la correspondencia explican, sin necesidad de otra hipótesis, el hecho del aplazamiento. Ahora bien, en el caso de un escritor tan autocrítico como el gran narrador praguense la decisión de publicar resulta altamente significativa, ya que invita a considerar los textos en cuestión como definitivos.
 El Presente volumen reúne todos los trabajos -exceptuando "La metamorfosis" y algunos fragmentos de otras obras- publicados por Kafka en vida.
La condena apareció por vez primera en 1913; "Conversación con el suplicante" y "Conversación con el ebrio" (que forman parte de "Descripción de una lucha") fueron publicados en 1909; "Contemplación" vió la luz como libro independiente en 1913; "Un médico rural" fue editado en 1909, y "En la colonia penitenciaria" en 1919; aunque "Un artista del hambre" se publicó después de la muerte del autor, éste llegó a corregir las pruebas de imprenta.
Completan este volumen el capítulo inicial de una novela escrita en colaboración con Max Brod y nunca terminada ("Ricardo y Samuel"), y tres breves críticas destinadas inequívocamente a la publicación. 



Jacek Yerka

 
Jacek Yerka

Conversación con el suplicante

 En cierta época yo iba a menudo a la iglesia, porque una muchacha de quioen yo estaba enamorado solía ir todas las tardes; la joven rezaba de rodillas, durante media hora, lo que me permitía contemplarla tranquilamente (...) (Pág.)


Jacek Yerka




Autor: Franz Kafka
Título original: Erzäblungen und kleine Prosa

Traducción: J.R.Wilcock
Emecé Editores, S.A./ Alianza Editorial, S.A.

Edición 1974
Nº de Páginas: 204
 


sábado, 25 de julio de 2015

Pintura Flamenca.



Pintura Española 1100-1910

Obedeciendo a un criterio cronológico, el Prado expone, desde los murales románicos del siglo XII hasta la producción de Goya, que ya se adentra en el siglo XIX.


Álvarez Cubero. Isabel de Braganza

Álvarez Cubero. Diana cazadora


José Álvarez Cubero (Priego, Cordoba,1768 - Madrid 1827). Escultor de estilo neoclásico.


Francisco de Goya. "El cacharrero"

Francisco de Goya, cartones para tapices.

Francisco de Goya. La era.



Pintura Flamenca del siglo XVI


Adriaen van Cronenburch. Lady with a yellow flower



Adriaen van Cronenburch (1520/25-h. 1602)

El retrato muestra a una dama vestida de negro y a una niña con un traje gris enriquecido con un lujoso cinturón sobre un fondo de arquitectura manierista de carácter palacial. La inscripción bajo la línea de imposta dice: "Nascendo Morimur" (naciendo moriremos).

La pertenencia de los Países Bajos a la monarquía española explica la riqueza de pintura de la escuela flamenca en el Prado, (1430-1700). Las colecciones de primitivos -Weyden, Boust, Memling, El Bosco- y de otros artistas del siglo XVI se pueden ver en la planta baja. En la principal se despliega el importantísimo conjunto de pintura flamenca del siglo XVII con las obras de Rubens, Van Dyck y Brueghel entre otros.


Adriaen Thomasz Key. Retrato de familia, 1583. Óleo sobre tabla.

Adriaen Thomasz Key (h.1544-1590). En Retrato de familia las figuras llenan la superficie y están ordenadas con una estricta simetría  que acentúa su estática frontalidad. El torso escorzado del padre y del niño, así como los rostros divergentes de los hombres y convergentes de las mujeres, introducen cierto dinamismo. El padre apoya su mano sobre una calavera, en alusión a la muerte de su mujer, lo que explicaría su expresión triste y la cariñosa mirada de la niña. Según las edades inscritas, los cuatro jóvenes serían los hijos de (30 y 23 años) y sus cónyuges (de 30 y 23 años), y los dos niños (de 14 y 12) los nietos.

Antonio Moro (h.1519-1576) Retrato de mujer sentada,1560-65.


 El cuerpo dirigido hacía la izquierda y la presencia del perrito -símbolo de la fidelidad conyugal- hacen pensar en un retrato de esponsales que haría pareja con el de su esposo, hoy desaparecido. Su vestido denota su origen flamenco y su condición burguesa de que esté sentada, ilustra el uso que hacían los burgueses de un tipo de retrato propio de la nobleza.

Antonio Moro. Dama del joyel,1552. Óleo sobre tabla.


Marinus van Reymerswaele. El cambista y su mujer, 1539

El hombre pesa las monedas y la mujer se asegura de que el resultado coincida con lo registrado en el libro contable. Figuras y objetos llenan la totalidad del espacio para que centremos nuestra atención en el quehacer de la pareja. La vela apagada, alegoría de la vanidad, permite interpretar la escena en base moralizante, como una crítica a la usura que se suponía iba implícita en la actividad de los cambistas.

San Jerónimo aparece sentado junto a una mesa en un rincón de su estudio, abierto al exterior a través de una ventana y una puerta, pero no escribe, sino que mira al espectador al tiempo que señala hacía la ilustración del Juicio Final en la Biblia abierta y apoya un dedo sobre la calavera. Es decir, nos recuerda nuestro ineludible destino, al que alude también la vela apagada.
 

viernes, 17 de julio de 2015

Jorge Luis Borges (1899-1986). El informe Brodie


Michael Parkes

Jorge Luis Borges
El informe de Brodie


Michael Parkes

Los últimos relatos de Kipling fueron no menos laberínticos y angustiosos de los de Kafka o los de James, a los que sin duda superan, pero en 1885, en Lahore, había emprendido una serie de cuentos breves, escritos de manera directa, que reuniría en 1890...(Pág.9)


Michael Parkes

Michael Parkes

Con independencia de que la decisión de Jorge Luis Borges de escribir narraciones directas -despojadas de la sorpresa del estilo barroco y del final imprevisto ("he preferido la preparación de una expectativa a la de un asombro") -singularice a este volumen, es fácil reconocer en estos once relatos muchos de los personajes, situaciones y ambientes del resto de su narrativa -"El Aleph", "Ficciones", "Historia universal de la infamia"-, así como los temas y obsesiones en torno a los cuales gira su obra ensayística y poética.
En efecto, la técnica lineal  de estos cuentos (dejando a un lado El informe de Brodie, los otros diez aceptan las convenciones del género realista) no hace sino resaltar las ambigüedades y simetrías características de las ficciones borgianas, presididas siempre por los arquetipos de la memoria, el tiempo y la eternidad.

En el prólogo al volumen , fechado en abril de 1970, el autor hace explicitas sus ideas acerca de la labor de creación ("el ejercicio de las letras es misterioso", "la literatura no es otra cosa que sueño dirigido") declara la ausencia en su obra de propósitos que no sean distraer o conmover ("no soy lo que antes se llamaba un fabulista o un predicador de parábolas y ahora un escritor comprometido"), reitera sus convicciones políticas  ("creo que con el tiempo merecemos que no haya gobierno") y contempla con serenidad la tarea realizada a lo largo de su vida: "ahora, cumplidos los setenta, creo haber encontrado mi voz...La ya avanzada edad me ha enseñado la resignación de ser Borges".

 
Michael Parkes


Michael Parkes



Autor: Jorge Luis Borges
Título: El informe de Brodie

Prólogo: Jorge Luis Boges
Alianza Editorial, S. A. / Emecé Editores, S.A.

Editado en 1974
Nº de Páginas: 146 




"El empeño de modelar la materia incoherente y vertiginosa de  que se
componen los sueños es el más arduo que puede acometer un varón".
                                                                        Jorge Luis Borjes

jueves, 16 de julio de 2015

In a Silent Way . Antonio Olazábal


Rosaleda en el Parque de la Vega. Alcobendas





Centro Cultural Anabel Segura

Antonio Olazábal

In a Silent way
Antonio Olazábal
 
Antonio Olazábal

El tiempo de la fotografía impone una búsqueda fotográfica, como si se tratase de un espía que trabaja fríamente, diría James Agee cuando investigaba la casa de Burroughs, vacía, cuando no había nadie en ella, y observaba como si fuese como si fuese algo así como un ladrón, moviéndose como no se esperaría que lo hiciese si hubiese alguien en la casa.

Tokyo es el refugio para nuestra narración, siempre en voz baja, apenas susurros, sin nada que explicar, sin querer convencer. Como Atget. Así entiendo las fotografías de Antonio en Tokyo.            
                                                    (Eduardo Momeñe) [Estracto del texto de Eduardo Momeñe para el libro In a Silent way]
   
Antonio Olazábal

Antonio Olazábal

Antonio Olazábal

Antonio Olazábal

Antonio Olazábal

In a silent Way
De una manera silenciosa, como un desapercibido observador, es una buena forma de captar instantes fotográficos, registrar escenas fortuitas que puedan mostrarnos lo previsible, lo sorprendente y lo insólito de una ciudad como esta.

No se trata de hacer un retrato de Tokyo, esta es "solo" un asombroso escenario, se trata más bien de mirarse en ella.

De una manera silenciosa, así es como se produce esa gran contradicción entre la soledad y la multitud que nos muestra Tokyo donde si las imágenes sonaran podríamos escuchar a Miles Davis...In a silent way.


Antonio Olazábal
 
Antonio Olazábal

Antonio Olazábal

Antonio Olazábal

Antonio Olazábal

Antonio Olazábal (Madrid, 1964) comenzó a exponer sus trabajos con regularidad en el año 2005 y desde entonces ha realizado numerosas exposiciones colectivas e individuales. Ha participado en ferias nacionales como Estampa, Art Madrid y Madrid Foto, e internacionales como Berliner Liste. Su obra forma parte de colecciones públicas y privadas, entre las que destacan la Colección de Arte Contemporáneo de la Comunidad de Madrid, Seguros Santa Lucía o British Petroleum.

Antonio Olazábal

Antonio Olazábal